miércoles, 21 de agosto de 2013

Tú quieta que yo vigilo

Es lo que parecen estar diciendo estas preciosas golondrinas al ser descubiertas por la mirada del objetivo, ya que mientras una permanece impasible la otra se asoma para ver quien se atreve a espiarlas.


En la segunda foto vemos la sorpresa de las aves en el momento de la fotografía, y es que no sabemos si serán o no tímidas pero lo que si podemos asegurar es lo bien que posan.